Los “millennials”, la última amenaza para el marketing por e-mail (o no)

Claves para triunfar con campañas dedicadas a millennialsDesde que uno de los ponentes en el Digital Marketing Breakfast 2014 de Londres organizado por Adobe en marzo pasado apuntase a esta tendencia, he de reconocer que no he dejado de darle vueltas: l@s “millennials” están llamados a acabar con el marketing por e-mail. Así de categórico. Pero, ¿cómo hemos llegado a esta conclusión? Y lo que es más importante: ¿realmente nos lo creemos? Escépticos, descreídos, futurólogos y especialistas en tendencias de mercado, ha llegado el momento de poner las cartas sobre la mesa. Analicemos la relación (real) de la Generación Y y las campañas por e-mail.

1.- L@s “millennials” son nativ@s digitales. Son l@s primer@s que han nacido con un ordenador debajo del brazo, jugado con el ordenador desde que tenían 4 años y llevado su tablet al colegio en lugar de acarrear mochilas llenas de libros y libretas de espiral y doble pauta. Su exposición a las nuevas tecnologías es natural, innata, instintiva. Para ellos Internet es algo tan esencial como el aire que respiran. Y eso, sin duda, los distingue de las generaciones anteriores. Lo que se llama un salto generacional en letras mayúsculas, vamos. Para llegar a ellos será necesario, sin duda, adaptarse a sus hábitos digitales; y cuanto antes lo hagamos, antes conseguiremos atraparlos en nuestras redes “marketinianas”.

2.- La comunicación a través de las redes sociales ha desbancado al e-mail para ellos. Primero fueron las cartas y postales las que cayeron en el olvido nada más descubrir que aquel nuevo invento llamado Internet venía de la mano de un sistema de mensajería instantánea. ¡Escribir y recibir respuesta en menos de 10 minutos! Impensable hace 25 años e indispensable hoy en día. Y como la historia tiende a repetirse, las RRSS parecen estar tomándole el relevo ahora al e-mail. Su principal baza para ello es que, además de garantizar inmediatez en las comunicaciones, nos ofrecen una tribuna pública para compartir nuestros mensajes. En la era del selfi, el alcance de un correo electrónico puede que se quede ya corto.

3.- La tasa de desempleo juvenil tampoco es que ayude demasiado. Las estadísticas publicadas por Eurostat (agencia europea de estadística) a finales de enero reflejaban que más de un 53% de la población menor de 25 años en España estaba en el paro. Malas noticias para la economía y la sociedad de nuestro país, por no decir para el marketing por e-mail. ¿Qué qué tiene que ver una cosa con la otra? Muy sencillo: se estima que un 33% de los trabajadores dedica entre 1 y 2 horas de su jornada laboral a comprobar sus correos electrónicos. De hecho, la mayoría de los estudios de las tasas de apertura de comunicaciones por e-mail tienen como referente dos momentos clave: la llegada a la oficina y la hora de recoger para marcharse. Pero si los “millennials” no están en el mercado laboral, ello quiere decir que las tendencias no les afectan.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Veamos la otra cara de la moneda, la que nos hace pensar que no todo está perdido y que la Generación Y también caerá rendida a los pies de nuestras campañas por e-mail:

1.- Se espera que los hábitos de consumo y comunicación de los más jóvenes evolucionen una vez entren en el mercado de trabajo. Así, sus rutinas actuales se verán influenciadas por las dinámicas propias de la vida en un entorno de oficina, por ejemplo. El poco aprecio por los correos electrónicos dejará paso a una visión más utilitaria de los mismos. Ya se sabe: si no puedes con tu enemigo, únete a él.

2.- El marketing por e-mail también está cambiando para ser cada vez más atractivo para los “millennials”. Mensajes atrayentes y dinámicos, imágenes potentes e incluso vídeos (sí, hacia eso parece que nos encaminamos) son el secreto para dejar atrás la idea de esos correos con olor a spam con los que nos bombardean demasiado a menudo. La personalización de las campañas, su correcta segmentación y una base de datos actualizada son esenciales para triunfar.

3.- Es imprescindible fusionar marketing por e-mail y marketing a través de RRSS. No basta con incluir los botoncitos de Twitter, Facebook y Pinterest junto al call to action de turno al final y al principio del correo electrónico o la newsletter que envíes. Amig@ “marketinian@”, necesitas como agua de mayo integrar ambos canales.

4.- No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy y embárcate en la era móvil. Optimiza tus plantillas de e-mail para su apertura en dispositivos móviles y tablets. Los consumidores más jóvenes están acostumbrados a interactuar allá donde estén, así que no le pongas límites al alcance de tus comunicaciones con clientes y clientes en potencia. No olvides testar, testar y testar antes de programar ningún envío.

Ahora que ya puedes respirar tranquil@ sabiendo que el futuro del e-mail marketing no es tan negro como lo pintan, no sigas perdiendo el tiempo y comienza a pensar en cómo customizar tus campañas. Los “millennials” –y los que no lo son- te lo agradecerán.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s