5 razones por las que tus campañas de e-mail no tienen éxito (II)

Errores comunes en campañas de emailQue una campaña de marketing por e-mail cumpla sus objetivos de ROI depende fundamentalmente de que: 1) el contenido sea atractivo, bien estructurado y de fácil procesado; 2)  la forma sea la más adecuada para sacar el máximo partido a dicho contenido.

Después de haber repasado los errores más comunes en los textos de e-mails y newsletters, toca hacer lo propio con su parte formal. Toma buena nota de los principales problemas de diseño que pueden hacer que tu CTR y tasa de conversión sean menores de lo previsto.

Recuerda que la relación entre un/-a suscriptor/-a o usuari@ y el e-mail que tu envíes ha de ser de amor a primera vista. En marketing no hay margen para segundas oportunidades; un mínimo desliz y esa persona puede desaparecer para siempre de tu base de datos y -lo que es peor- de tu clientela. Al abrir tu correo electrónico, su destinatari@ ha de experimentar una reacción inmediata, a poder ser incluso antes de haber sido capaz de leer el mensaje en su totalidad.

¿Qué significa eso? Pues lee, lee.

La plantilla, la distribución de los elementos, las imágenes, el tamaño y el tipo de fuente e incluso la combinación de colores pueden predisponerle negativa o positivamente. Encuentra el equilibrio entre todos los factores anteriores y habrás ganado ya una pequeña batalla (que no la guerra). Para empezar, asegúrate de que no estás cometiendo los siguientes errores:

1.- Colocar un único CTA al final del e-mail. Sea cual sea tu objetivo de conversión al enviar el e-mail  (ventas, tráfico, descargas, suscripciones, etc.), lo primordial es que hagas que el proceso para llegar a él sea lo más sencillo posible. Asegúrate de añadir varios enlaces visibles sobre los que l@s usuari@s pueden clicar, complementando al CTA principal en forma de botón. Eso sí, no conviene diversificar demasiado los puntos de atención con enlaces que abran distintas páginas. Mantén a l@s destinatarios de tus e-mails centrados en una única landing page (debidamente “trackeada” con el código correspondiente de Google Analytics).

2.- Incluir imágenes con texto relevante para la comprensión del mensaje. Muchas personas optan por deshabilitar la descarga de imágenes cuando navegan desde el móvil para ahorrar consumo. Por eso, no deberías arriesgar demasiado con los contenidos visuales que usas en tus e-mails. Evita en la medida de lo posible la combinación imagen + texto a no ser que en el cuerpo del mensaje se recupere ese contenido. Si no, corres el riesgo de que la información llegue a medias.

3.- Testar la apertura del e-mail en un único dispositivo y / o servicio de correo web. Los tests son probablemente la parte más engorrosa de una campaña de e-mail. Después de haber creado la plantilla y llenarla con contenido bien planificado, llega el momento de comprobar que todo funciona correctamente y l@s destinatari@s no tendrán ningún problema para abrir el e-mail y ejecutar las acciones que tenemos por objetivos. Teniendo en cuenta que cada vez son más l@s usuari@s que consultan su correo desde el móvil (Android / iOS) o tablet, vence a la pereza e incluye también estos dispositivos en tus tests. Además, recuerda que Hotmail, Gmail, Yahoo, etc. tienen configuraciones distintas. Ahí tienes más material para seguir haciendo pruebas…

4.-  Olvidar añadir un enlace para visualizar el contenido en el navegador y otro para dar la opción de darse de baja de comunicaciones por e-mail. Nadie quiere perder suscriptores/-as, pero pocas cosas hay tan molestas como recibir comunicaciones que en algún momento fueron deseadas y ya no lo son y no tener la posibilidad de dejar de hacerlo. Incluye un enlace al final del texto, al igual que los datos de contacto de la empresa. Para evitar problemas a la hora de leer el e-mail, coloca en la cabecera un enlace que permita verlo en una página nueva.

5.- Dejar de lado los perfiles sociales de la empresa y no incluir botones de suscripción a cada una de las cuentas. Las redes sociales se han convertido no solo en un factor de posicionamiento web, sino también en un índice de confianza para l@s consumidores/-as. Refuérzala integrándolas con tus campañas por e-mail e invita a l@s usuari@s a que interactúen con tu marca.

Demostrado queda que en cuestión de marketing por e-mail, el contenido y el diseño tanto montan, montan tanto.

Por curiosidad, ¿cuál dirías tú que es el error más frecuente en este tipo de campañas? Cuéntame y lo añadiré a la próxima lista.

Foto: weheartit.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s